“NUNCA PACTES CON EL ENEMIGO”: DIARIO DE UNA ENFERMA ACAMPADA EN LAS PUERTAS DEL ICAMS


Naty López Gama, enferma con cardiopatía, con un ictus y con otros problemas de salud graves que ponen su vida en peligro, estuvo acampada dos meses en otoño del 2015 delante del ICAMS por que le habían dado un alta injusta. Naty estuvo de acuerdo abandonar la Acampada ICAMS mientras revisaban su caso. En este escrito, Naty nos explica la reunión que tuvo con el ICAMS, la revisión que le hicieron, cómo le trataron y que ayer, 11 de enero del 2016, recibió una carta del ICAMS dándole el alta otra vez.

Cápitulo 1: Nunca intentes pactar con el enemigo

Naty López Gama, 11 de enero 2016

Diciembre 2015: Es la tercera reunión con Consol Lemonche Aguilera (Subdirectora General del ICAMS) y sus abogados, y yo con los míos del Col.lectiu Ronda. Es la primera reunión en la que puedo estar presente. También me acompañan dos Mossas d’Esquadra del Departamento de Mediación y un médico que me visita desde hace diez años. Sucedieron y se hablaron, de entre otras cosas, las siguientes cuestiones:

1.“La acampada de Naty” está haciendo que muchas personas estén más agresivas al entrar a visitarse a ICAMS hasta el punto de que ha habido “derramamiento de sangre” nos asegura la Sra. Consol Lemonche.

Respondí que siempre ha habido problemas en el ICAMS y seguirán teniéndolos debido al trato que dan a lxs enfermxs. Y que ni se le ocurriera echarme a mí la culpa de los sucesos que hayan podido acontecer al estar acampada a las puertas del mismo.

2.La acampada está haciendo que el personal y muchos médicos estén afectados y vayan a sus casas llorando, comentó Lemonche.

Y yo le contesté: Más lloramos lxs enfermxs cuando nos mareáis con falsa burocracia y jugáis con nuestra salud, haciendo que acabemos así. Yo soy la primera que no quiere estar en esta situación.

3.Hubo un momento en que tuve que pedir silencio y que se hablara de uno en uno. Eso dice mucho del estado de nervios que lleva la Señora Lemonche. Además su cara roja llena de ira ya lo decía todo.

4.Le dije a la Señora Lemonche que en breve tendría los informes de las pruebas de la psiconeuróloga del Hospital de Bellvitge y que ahí podría ver parte de mi realidad. La moche, ni corta ni perezosa exclama: “Ya, si ya lo miré el día que saliste de consulta en tu historial!”.

Al hacer ese comentario, Lemonche se lleva un codazo de su abogada porque están denunciados por el Síndic de Greuges por saltarse la Ley de Confidencialidad de Datos. (Pensé yo: “¿Tenías que hacerte la lista así, Sra Lemonche? Te gusta y te va este royo de: ‘el ICAM es mío y te jodo cuando quiero’!”).

Me quedé flipando, porque tanto informe y papelito… y resulta que ellos, los del ICAMS, lo pueden ver todo en tu historial, desde lo más importante hasta una visita a Urgencias. Así que, ¿para qué tanto: “falta este papel y falta este otro”? Para marearte y que desistas. Para eso. La burocracia del enfermo, no descansarás jamás. O trabajas o te mueres, pero nada de medias tintas.

5.En ningún momento se habló de mi enfermedad e incapacidad fue tú te vas de la acampada y te volvemos a valorar la incapacidad. Eso tras toda esta serie de retahílas y más que me debo dejar en el tintero.

Así que, a los días me visitan dos doctoras a la vez. Me prohíben entrar acompañada. Me preguntan de todo. Respondo. Y para culminar la más de media hora de preguntas, me piden que me desnude de cintura para abajo y me meten un dedo en el culo. Ahá!!! Llevaba un informe del digestólogo que ponía que tenía una fisura anal con sangrado y tomo anticoagulante. Pues se ve que no contentas con ver el informe había que comprobarlo. No vaya a ser, que al meterme su santo dedo, me curara súbitamente. Me dieron la baja. Me quedaba un mes y pico y según ICAMS había que agotarlo antes de conceder la incapacidad.

Después me dieron cita con una neuropsicóloga, Dra. Amada Santana Báez. Tenía que ser el día de la primera mani de CGT en ICAMS a esa hora. Casualidades… Y con un psiquiatra, Doctor Daniel Carmona Farres.

Hoy me ha llegado la carta del alta por correo certificado. Sigo sin poder trabajar y sin ingresos y sin ni siquiera el grado de minusvalía para poder justificar mi problema en algún intento de trabajo.

Humillada, si más no, enferma y enfadada, volveré a acampar en unos días. Pero mejor preparada y dispuesta a reclamar y luchar mucho, mucho más de lo que pude hacerlo antes…

Naty López Gama

naty.dibujo

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.