VISITA A BARNACLINIC O A “UN CHARLATÁN DE FERIA”


 Una mujer joven con Síndromes de Sensibilización Central severos desde hace 10 años (Síndrome de Fatiga Crónica/Encefalomielitis Miálgica, Sensibilidades Químicas Múltiples y Fibromialgia), nos cuenta su reciente visita a BarnaClínic para un informe. Los enfermos de SSC en Catalunya están siendo llamados a “revisión” constantemente por el ICAM y por Benestar Social (normalmente para quitarles sus prestaciones).

Como el Departament de Salut de Catalunya impide el acceso de los enfermos SSC a sus especialistas en la sanidad pública desde hace dos años, se ven obligados a acudir a BarnaClinic (donde trabajan los mismos profesionales de la pública), al cual tiene acceso, sin lista de espera, cualquier paciente si paga más de 200 euros. El ICAM y Benestar Social exigen que los informes sean de la sanidad pública, y BarnaClínic, aunque es privado, “da el pego” de que es público, que es el Hospital Clínic.

MI ENFERMEDAD PERSISTENTE

Cuando te llega una carta de esas donde tienes que justificar lo que tienes y cómo lo tienes, evitar un momento de enfado-tristeza-miedo y de porqués ¡es imposible! El porqué está muy claro. Viven a costa nuestra. El negocio está muy bien montado. Cada dos años te llaman para mantener tu porcentaje de incapacidad. Te piden que aportes los informes y las pruebas ACTUALES (lo escriben en mayúsculas y en negrita por si no te queda claro). Pero ¿qué quieren que les aportes realmente? En mis informeS ya pone que es una enfermedad persistente (¿por qué no decir crónica?)  y opinamos que es incurable habiendo agotado las posibilidades terapéuticas.

Me pregunto: ¿tiene la misma validez el informe de mi médico privado que no trabaja en la pública, que el del médico “experto” en la materia que trabaja en el hospital público y a su vez en este mismo hospital de forma privada? Respuesta: NO.

Llegar a una quinta planta toda llena de luces brillantes y blancas -que parece que estás a pleno sol de verano- y oler la lejía y los productos de olor a pino, ya dice mucho de cómo pretenden tratarte y cuanto les importa tu bienestar… en cambio sí les interesa tu dinero. Me ofrecieron pagar la visita antes para después no tener que esperar. Primera visita: 210 e. (como en diez días tenía la cita no me pudo atender quien habitualmente lo hacía, en ese caso “solo” hubiera pagado 160e). Sin comentarios: tienen esas sillas que parecen una tortura china en lugar de un asiento. Eso sí, la factura no la tienes que pedir porque ellos te la facilitan.

El médico. No conocía a este tremendo personaje. Su olor era de una de esas colonias de abuelo un poco revenidas. ¿Se dedica a trabajar como médico experto en SSC y lleva colonia? La cosa prometía. Me hizo pasar a una consulta donde casi no había sitio para sentarse y menos para esas dos sillas de paciente y acompañante. Salió un momento y me dijo ahora volvía. Yo me senté. Esperaba poderme quitarme la mascarilla y la verdad que no fue posible. Al volver el médico, abrió la puerta, topó con la silla, me levante y me aparte para que pudiera abrir la puerta del todo (explico esto no porque sea interesante para mí, sino por lo que después vendría).

Me dice: ¡Estás costipada!- sonriendo.

Le digo que no estoy costipada, que tengo gripe. Y se ríe diciendo que eso no es gripe: ¿Tienes 39 de temperatura? Pues sino lo que tienes no es gripe.

¡No podía creer lo que oía y escuchaba de dicho experto! No me callé y le dije que en mi vida había tenido lo que se considera fiebre: mi temperatura corporal es de 35 grados y cuando subía a 36,5 ó 37 grados es que me estaba muriendo. Si en algo soy experta es en tener buenas gripes porque las tengo hasta en junio. A mi cuerpo, que no guarda memoria del virus, le da igual la temperatura externa.

Le enseñé todos los informes y pruebas que me han hecho (en la privada, a donde me veo forzada a acudir) y las que tengo pendientes de resultado. Me dijo que todas las pruebas y resultados le daban lo mismo, que para qué buscar tanto sino hay nada que hacer, no hay tratamiento. Es buscar por buscar. Es un SSC y el cerebro no está bien. Tenéis dolores sin causa médica ni física y eso lo causa vuestro cerebro, me dice el médico. Vuestro cerebro siempre está alerta, cómo tú antes, que entré y pegaste un bote. (Esa fue su lectura: él le pego a la silla con la puerta y como interfería me levanté para que pudiera abrir la puerta).

Empezó a explicarme algo de los genes y desconecté porque lo explicaba como si yo fuera tonta, y aunque no lo parezca, la gente que se sienta en la silla del paciente también sabe cosas, pero yo no tenía energía para empezar a discutir sobre si es más importante la genética o la epigenética. Hacerse la tonta, mal me pese, era lo más inteligente para ahorrar energía y esfuerzo.

Me dice que tengo que considerarme “afortunada” por el lugar donde vivo (fuera de la ciudad y delante del mar). Debe ser que le gustó el cambio de domicilio que tuve que realizar por mis Sensibilidades Químicas Múltiples. Una cara rara tuve que poner porque me dijo:¡ hombre, lo digo por que es un sitio bonito para vivir! Claro, ese es el problema, él ve la vida desde la energía, desde la no infección, desde el no dolor, desde su colonia…si la fortuna es el sitio donde vives, afortunados todos aquellos que viven Mogadiscio con sus playas y su guerra civil desde 1991.

Me da su plan terapéutico: si tengo dolor, respirar profundo y meditar, hacer todos los días estiramientos y caminar. Tratamiento sintomatológico, ¡ahí queda eso! Para postre me comentó que podía ayudar a otros pacientes porque yo tenía muy buen estado de ánimo.

Lo resumo porque no me acuerdo de todo, pero si algo tengo claro es que utilizó el mismo informe que ya había en el ordenador del Clínic, cambió la fecha y puso SSC. Y poca cosa más. Todo por el módico precio de 210e. No fue capaz de hacer algo para lo que había estudiado: tomar la tensión, la frecuencia cardiaca, valorar el equilibrio, mirar las mucosas, auscultar,…yo que sé. Algo que se pareciera más a la práctica médica que a un charlatán de feria.

20140605_172730

Para saber más sobre cómo se lucra BarnaClinic (con la ayuda del Departament de Salut) de los 250.000 enfermos de SSC  en Catalunya: https://afectadasporlosrecortessanitarios.wordpress.com/2015/11/17/otro-escandalo-de-corrupcion-en-barnaclinic/

Los comentarios están cerrados.